miércoles, 18 de marzo de 2015

Cómo sobrevivir entre lanas siendo alérgica a los animales

Hubo una época cuando era pequeña en la que mi madre, mis tías y mi abuela se dedicaban a hacer jerseys de lana y sus hijos, nietos y sobrinos sufríamos las consecuencias. Después de varios jerseys, muchos estornudos y picores, descubrimos que yo era alérgica a la lana. A la lana, a los animales con pelo (las gallinas y demás cosas con plumas o escamas se salvan), al tabaco, al polen, a los ácaros... e, incluso, me recomendaron no utilizar productos con olores fuertes.
Así fue cómo el destino -tan majo como es-, decidió que uno de mis hobbys y pasiones fuese trabajar directamente con lanas. Toda una vida revisando etiquetas de la ropa con la intención de no comprar nada con lana, para acabar rodeada de ovillos. Pero como sabéis, llevo ya varios años tejiendo y sigo aquí. ¿Cómo?



Tipos de alergias:

Cuando pensamos en alergia a la lana, probablemente nos imaginemos reacciones en la piel: rojeces, sarpullidos, picores, granitos... Este es un tipo de alergia provocada por animales (más concretamente de su pelo y de su piel), pero existen otros. Si clasificamos la alergia en función de los síntomas, obtenemos tres grandes categorías:
- Respiratorias: suelen provocar picor de nariz, estornudos, congestión nasal... algo similar a una gripe. También puede producir sensación de ahogo, tos
- De los ojos: la característica principal es el picor de ojos y os aseguro que es especialmente molesto. Además suele estar acopañada de enrojecimiento ocular, lagrimeo, hinchazón...
- De la piel: que se presenta con enrojecimiento, erupciones, inflamación, eccemas, picor
Desgraciadamente, los animales pueden afectar a los tres tipos. Es decir, la lana de las ovejas puede producir distintos síntomas a distintas personas.
Además de esto, debemos tener en cuenta que no todas las alergias tienen la misma intensidad. Muchas personas pueden padecer reacciones alérgicas al animal vivo, pero no al tejido tratado y cuidado. Otras pueden tener alergia a cierto tipo de animales y no a otros.

Lanas alergénicas:

Llamaremos lanas alergénicas a todas aquellas que pueden producir alergia. Aquí se incluyen todos los ovillos cuyos componentes provengan de animales:
  • Alpaca
  • Angora (lana de conejo)
  • Cachemira (lana de cabra)
  • "Lana" (cuando sólo pone lana, suele referirse a la oveja)
  • Merino (es un tipo de oveja) 
  • Mohair (lana de cabra de angora)

Lanas no alergénicas:

Este tipo de hilo es 100% libre de alergia*. Hablo de las lanas de componentes vegetales o sintéticos como:
  • Algodón
  • Acrílico
  • Bambú
  • Lino
  • Poliamidas
  • Poliéster

Lanas hipoalergénicas:

Muchas marcas tienen una sección de lanas hipoalergénicas, que suelen coincidir con las lanas para bebés. Son hilos muy suaves y cuidados, sin embargo, hipoalergénico significa que produce una reacción alérgica muy reducida o nula. Si la persona que va a recibir el amigurumi (o va a trabajarlo) es alérgica a los animales, una lana hipoalergénica de alpaca le puede producir reacción.
Supongo que las lanas hipoalergénicas estarán especialmente tratadas para no producir reacciones en la piel, pero puede que no estén pensadas para los otros tipos de alergias. Como digo, esto es solamente una suposición. Yo personalmente prefiero no arriesgarme.


Mi caso particular:

Los que tenéis alergias ya sabéis cómo va la cosa, pero tal vez los que estáis sanos como un roble tengáis curiosidad. En mi caso, me afecta a los ojos y al sistema respiratorio, así que con cualquier cosa que me produzca alergia me monto una fiesta. La buena noticia es que no todo a lo que se supone que le tengo alergia me da reacción: yo tengo "alergia a los animales", pero los gatos nunca me han provocado síntomas. Ciertos tipos de perros me afectan a los pocos minutos y, sin embargo, otros solamente me provocan un poco de mucosidad y estornudos después de pasar 24 horas seguidas con ellos. Y lo mejor de todo: como en Galicia en los últimos años las estaciones nos las estamos pasando por el forro, las reacciones infernales al principio de primavera (por el polen) son muchísimo más llevaderas ahora que el cambio no es tan brusco.

Mi última experiencia con las lanas sería a los 9-10 años, así que no lo recuerdo con mucho detalle. Los síntomas principales eran picor y estornudos. No me moría por ponerme un jersey de lana, ni me salían sarpullidos, lo mío "sólo" era molestia. De hecho mi madre no me creía y pensaba que me quejaba porque esos jerseys me parecían feos. Confieso que alguno no me gustaba, pero la mayoría sí. 
En cuestión de trabajar con los amigurumis soy muy estricta y utilizo siempre acrílico o algodón (y relleno sintético). Tengo muchas ganas de probar la lana merina, pero de momento prefiero no acercarme a ella. También evito las mezclas porque suelen incluir siempre algún componente que no debo usar.
Hoy en día debo admitir que tengo alguna prenda hecha con un bajo porcentaje de lana y nunca he notado síntomas, pero a la hora de trabajar, prefiero vivir con mi limitada variedad de materiales. Además, parece que el acrílico es el que más variedad de colores suele tener, ¿no?




*Importante: en este post me centro en la alergia a los animales, que es la más habitual. Existen casos de alergias a determinados componentes para los que esta clasificación no sirve.

6 comentarios:

  1. Si tienes curiosidad por las fibras animales, yo tengo varias composiciones diferentes. Alpaca, merino en diferentes proporciones, lana, etc. Si quieres probar a ver qué pasa te puedo acercar un par de ovillos (o lo que me queda de ellos) a Santiago o a Expotaku y los pruebas un poco. Y si te dan reacción por lo menos no tuviste que comprar ninguno xD
    Yo tengo una alergia respiratoria "indeterminada": polen, polvo, cosas que haya en el aire me pueden dejar hecha un desastre, pero nunca me hicieron pruebas para saber qué es concretamente. Por suerte los animales nunca me dieron reacción. Pero para bebés hago amigurumis de acrílico y la ropa de algodón, porque además de ser suave, no suelta fibras ni nada así.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, gracias por la oferta! En realidad prefiero esperar, ya estoy ahora con las primeras reacciones al cambio de tiempo y la primavera y de momento me llega. Si tal te aviso para Expotaku ;)

      Eliminar
  2. Las alergias suelen ser un calvario para las personas que lo padecen máxime para aquellas que no reaccionan al tratamiento. En algunos casos, como el polen, el estar expuestos al origen del mal, a pequeñas dosis, suelen mejorar, pero ésto es muy arbitrario y cada naturaleza responde de distinta manera. Saber vivir y convivir con ésta molestia es, en algunos casos, el mejor remedio. Otros, no obstante, necesitan de tratamiento y si éste funciona hay que ajustarse a él. Tu has hecho un resumen muy interesante y es posible que ayude a alguien. Que pases un buen fín de semana. Besos.

    ResponderEliminar
  3. que cuirioso, yo no tengo alergias, nunca me habia parado a pensar todo eso!

    ResponderEliminar
  4. Wapi te he dejado un premio en mi blog ! Un besazoooo
    http://lunaismile.blogspot.com.es/2015/03/premio-la-vista.html

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno el post en estos momentos estamos con un sobrinito que está con alergias y no sabemos a que, pueden ser tantas cosas ufff
    Gracias!!

    ResponderEliminar

Con cada comentario Tsukeeno's es un poquito más feliz ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...