martes, 19 de mayo de 2015

Bodas al crochet: vestidos de novia

Podemos encontrar ganchillo en los lugares más insospechados. Desde un árbol que ha pasado por Yarn Bombing hasta un tanque con un cobertor rosa hecho de granny squares. Y las bodas no van a ser menos.


El vestido de la novia es uno de los elementos más importantes en una boda -junto con la pareja feliz, por supuesto- y las batallas que nos pegamos para encontrar El vestido son inimaginables. Hay tantas formas distintas, tantos tipos de escote, telas, cortes, ¿con cola o sin? ¿velo o tiara? Aunque mejor que no nos metamos ya en los complementos. De eso hablaremos más adelante...
He estado buscando por Google, pero sobre todo por Pinterest, y he encontrado todo tipo de vestidos hechos a ganchillo. Algunos son antiguos [o "clásicos", como dirían los políticamente correctos], los hay horrorosos, largos, cortos, de estilo hippie... Hay de todo y hoy te traigo un poquito de lo que he encontrado:

jueves, 14 de mayo de 2015

Conejitos-Huevos de Pascua

Este año estoy dando clases particulares a dos niñas y se me ha ocurrido que para Pascua podía hacerles unos amigurumis personalizados. Lo más característico de la Pascua son los típicos huevos de Pascua, que se decoran de miles de colores, rayas, círculos... Y luego está el archiconocido conejo de Pascua. Así que aproveché mi diseño de los pollitos con cascarón e hice unos conejitos salidos de huevos.




Preparé un dibujo a mano para que las niñas decorasen como quisiesen y les dije que se lo haría igual en amigurumi (o al menos lo más parecido posible).
En las fotos podéis ver el dibujo pintado y su réplica:




El conejo marrón, aunque en la foto aparece con la cara sin pintar, originalmente quería ser de este color. El problema fue que la dueña cogió un marrón y al pintar las orejas se dio cuenta de que ese no era como ella quería. Al final no encontró el tono de marrón que quería y decidió dejarle la cabeza sin pintar. Con el otro conejo pasó algo similar: primero lo pintó de amarillo clarito y luego decidió que mejor lo quería blanco.




Por supuesto, los cascarones se pueden quitar y queda sólo el conejito. Las niñas quedaron encantadas con sus pequeños bichos. La más pequeña, que es majísima me dice que le da un beso todas las noches antes de irse a dormir.
Estaréis pensando que a qué viene que enseñe estas cosas un mes después de Pascua. La verdad es que estuvimos bastante agobiados por aquí buscando piso y desesperándonos. Ahora que ya tenemos, espero volver a la normalidad (aunque todavía falta hacer la mudanza, pero para eso aún falta un poco...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...